2013, el año en el que hice lo que quería. Fuera trabajo, fuera rutinas, fuera comodidades. 

Dentro mundo, dentro aventuras, dentro pasión. 

Creí que me jugaba mucho en esta decisión. Pero realmente no era así. Estaba apostando por mis sueños, por mi futuro, por mi vida.

Año y medio después de que comenzara esta aventura puedo decir que me dedico a lo que me gusta, y ahora de forma sostenible.

Quiero dar las gracias a todas aquellas personas que me habéis apoyado y habéis hecho posible DreamFins.

Por aquellos que torcías la cara cuando os contaba la idea pero aún me decíais que me lanzara. Por aquellos que en vez de ir a la playa os veníais a pintar post-its y a formar palabras gigantes en el suelo. Por todos aquellos que me habéis abierto las puertas de vuestras casas y vuestros corazones. Por aquellos que me decíais qué tal por Guatemala y estaba en El Salvador. Por aquellos que en vez de iros de cañas me patrocinasteis y no sabíais poner la foto en el blog. Por quienes decíais que estaba dreaming. Por aquellos que os preocupasteis cuando anduve en el hospital y me decíais que todo saldría bien. Por la familia, que siempre estará ahí aunque no esté de acuerdo. Por quienes me decís que DreamFins os ayuda a ver las cosas de otra forma. Por quienes me habéis tratado como un africano o latino más. Por quienes me habéis mandado a la mierda por hablaros de pasiones y sueños. Por quienes me habéis enviado una sonrisa en el camino. 

Por todos vosotros, este resumen-film va a vuestra salud.

"No dejéis que vuestros sueños sean eso, sueños"

Queridos amigos, aprovechando la vuelta a casa y estas fechas de reflexión navideña, os invitamos este Jueves 26 a una presentación sobre la solidaridad y Kiva en el Real Club Jolaseta (Getxo).
Tendrá lugar a las 19:30, con duración alrededor de la hora y la entrada es libre. Espero poder compartir con todos vosotros este último año y medio de viajes, experiencias y aventuras sociales.
Esperamos no dejaros indiferentes. 

Queridos amigos, aprovechando la vuelta a casa y estas fechas de reflexión navideña, os invitamos este Jueves 26 a una presentación sobre la solidaridad y Kiva en el Real Club Jolaseta (Getxo).

Tendrá lugar a las 19:30, con duración alrededor de la hora y la entrada es libre. Espero poder compartir con todos vosotros este último año y medio de viajes, experiencias y aventuras sociales.

Esperamos no dejaros indiferentes. 

Último atardecer limeño con chelita antes de la vuelta a casa por navidad. Amado Perú, hasta luego.

Último atardecer limeño con chelita antes de la vuelta a casa por navidad. Amado Perú, hasta luego.

¡Aquí el amigo y yo os deseamos desde el calorcito feliz navidad y soñador 2014! Keep on dreaming!!

¡Aquí el amigo y yo os deseamos desde el calorcito feliz navidad y soñador 2014! Keep on dreaming!!

Creo que cuanto más lejos estás de casa (quitando las vacaciones, claro) , más cerca te sientes de ella y más se te eriza la piel cuando ves spots de este tipo que te recuerdan de dónde procedes.

Estoy muy de acuerdo con el slogan de ese spot publicitario: "Uno puede irse, pero no hacerse"

El otro día estuvimos celebrando el cumple de una amiga de Bilbao en Lima en la azotea de mi edificio. Vino mucha gente de varias nacionalidades, pero sobre todo española.

Trajimos cervezas, hicimos unas tortillas y algún que otro piqueo ibérico. Mientras íbamos entrando en el calor de la noche, un sevillano se arrancó con un cajón de madera, y le empezó a dar grasa. Nos estuvimos rompiendo un rato entre carcajadas, birras y alguna que otra entonación. Y cómo no, cerramos todos los bares de Lima, porque a echar fiesta no nos gana nadie.

Esa noche creo que ha sido el momento en el que más cercano me he sentido a casa desde que emigré. 

Y hay otras pinceladas que marcan el label que tengo: aceite de oliva y jamón con brillo sobre la mesa (cuando la economía lo permite), esa pronunciación de todas las letras, cañitas after work, si hay sol a la calle, regateo a muerte, pachanga de fútbol siempre, algún joder/ostias se escapa…

Es genial viajar, conocer, vivir, experimentar. Pero es verdad que en ningún sitio te sentirás como en casa. De hecho, una de las cosas para las que me ha servido viajar, es para valorar lo que tenemos y ser conscientes de lo afortunados que somos: familia, calidad de vida, comida, clima, seguridad, salud…

Creo que el español es de las nacionalidad que más vuelve a casa por navidad. Y lo entiendo. Las navidades pasadas las pasé en EL Salvador y Nicaragua. Estuvieron genial: sol, olas, fiesta, playa… Pero no fueron Navidades, sentí que fueron otras fiestas.

Porque las navidades para mi solo pueden ser unas. Las que pasas en la mesa con la family y de poteo con los amigos.

Familia, estas navidades volved a poner mi silla en la mesa. Y amigos del alma, lo siento, volveré a daros la chapa con esa “rueda” y a pediros vuestra amable colaboración para otras locuras en poco menos de 1 semana.

Vuelvo a casa.

De vez en cuando conviene alejarse y estar solo. Sin ruido, sin prisas, sin voces, sin terceras influencias. Suele ayudar a sincerarte contigo mismo y ver las cosas con perspectiva.

Se aprende mucho de la soledad está claro, pero no sé si vivir en esta casa que encontré en medio de ninguna parte sería demasiado. ¿Cuánto tiempo aguantarías viviendo en ella?

El artículo más heavy que he leído en temas de cooperación

Hace poco llegó a mis manos un artículo que me dejó en estado de shock. Es el siguiente:

http://www.bbc.co.uk/news/world-asia-24128096

image

(El artículo va de cómo personas en Bangladesh venden sus órganos para repagar sus deudas de los microcréditos)

Es un claro ejemplo de cómo puedes utilizar una herramienta, en este caso el microcrédito, para hacer el bien o para hacer el mal. Mucho mal.

Lo hemos visto y estamos viendo también en España. Préstamos que han ayudado a sacar un negocio adelante, y préstamos que han acabado en desahucio o bancarrota.

En ambos acasos hay 2 variables que han hecho cambiar el destino de las familias:

1. Educación / valores de la persona solicitante del préstamo.

2. Control / principios de la entidad que provee el préstamo

Y aquí entran las diversas carambolas:

a) Cuando hay buena educación y hay malos controles, no pasa nada.

b) Cuando no hay educación y hay controles, no pasa nada.

c) Cuando no hay educación y no hay controles, TODO puede pasar, como la crisis que estamos aún padeciendo por la península.

El mundo de los microcréditos es aún más duro, ya que en la inmensa mayoría de los casos esas personas no han tenido la oportunidad de estudiar y no conocen bien el funcionamiento de un préstamo y las implicaciones que tienen.

Muchas veces ésta gente tiene una necesidad inmediata: por ejemplo están en el mercado y han encontrado una oportunidad fabulosa de comprar una vaca a buen precio y no disponen de liquidez. Ahí es donde entran puros carroñeros (como era el famoso Cofidis en España) ofertando fresh money, facilito y ya. 

Es triste cómo hay negocios que se aprovechan de la vulnerabilidad y de la necesidad ajena para hacer dinero, pero aún más cuando esa gente vive en extrema pobreza. 

No hay palabra en el mundo para calificar esa actuación. Y lo más grave, todo el mundo sabe qué instituciones son las que operan así.

No obstante, reconforta ver que esto es una pequeña parte del universo de microfinancieras y ONGs. Porque visitando a organizaciones amigas que se preocupan por la salud de las familias y trabajan de una forma responsable, te das cuenta que este pequeño capital, en condiciones accesibles, puede suponer un antes y después en sus vidas.

image

Monsieur Kodjo sacando adelante con una sonrisa su taller en Togo

La arena puede ser una mosca cojonera. No se te quita de los pies cuando quiere, te conquista el coche y la casa, te malogra como dicen en Perú el coche…pero la que se lleva la palma es la que hace una llave de judo al coche y te lo inmoviliza por completo. 
Ni palante ni patrás, a empujar tendrás. Y si no, al hermano mayor 4x4 llamarás.
Lección bien aprendida de por dónde no conducir.

La arena puede ser una mosca cojonera. No se te quita de los pies cuando quiere, te conquista el coche y la casa, te malogra como dicen en Perú el coche…pero la que se lleva la palma es la que hace una llave de judo al coche y te lo inmoviliza por completo. 

Ni palante ni patrás, a empujar tendrás. Y si no, al hermano mayor 4x4 llamarás.

Lección bien aprendida de por dónde no conducir.

La idea era tirar millas y vivir una experiencia auténtica de surfing. Llegar a lugares lejanos, puros, dominados por la naturaleza y sin rastros del hombre. 

Mereció la pena dejarse llevar por ese sentimiento de libertad al menos un fin de semana. Adentrarse en lo salvaje y surfear como los antiguos pioneros, en sintonía con el entorno.

La búsqueda siempre merece la pena

¿No estás harto de regalar colonias, ropa y bolsos por navidades? 

Regala algo diferente. Regala algo que perdure en el tiempo y que vaya más allá de lo material. Regala oportunidades de un mundo mejor a través de la Kiva card.

¿Cómo funciona?

1. Entras en http://www.kiva.org/gifts 

2. Seleccionas el monto de la “Kiva card” (mínimo 20 euros) 

3. Escribes el destinatario y el mensaje que quieras.

4. Pagas y la envias por email o impresa a su destinatario.

Ésta persona que reciba la Kiva card podrá prestar esos 20€ al emprendedor de un país subdesarrollado que él elija, ayudándole a perseguir su idea, negocio o sueño. Y es un préstamo, ya que si todo va bien, le devolverá los 20€ prestados, pudiendo volver a darlos a otra familia emprendedora y seguir cambiando vidas.

Así es como con 20€ puedes hacer estas navidades un regalo más allá de lo material que ayude a otras personas necesitadas a tener las oportunidades que nosotros hemos tenido, y que perdure en el tiempo.

Piensa diferente. Siente diferente. Regala diferente estas navidades.

image